Sobre la televisión basura en Argentina

Estándar

El arte de vender basura


imagen de sitio: http://www.radiomundial.com.ve/yvke/index.phpQuienes hace más de medio siglo veían en el surgimiento de la televisión la posibilidad de llevar educación y conocimiento a la sociedad a través de ella, se sentirían muy defraudados si presenciarían la programación actual   Entre lo morboso y lo grotesco, la TV  se ha convertido en una especie de monstruosa tienda de las bajas pasiones.  Sin embargo, la decadencia de los contenidos televisivos no se condice con los millones facturados por los programas de mayor audiencia.  El mercado ha descubierto una veta para explotar las pasiones y los miedos más bajos del espectador; y el televidente medio, lo celebra ingenuamente.

Marco Denevi, ha sugerido en su cuento “El publico siempre pide más”  la actitud del espectador de exigir cada vez mayores grados de morbosidad.  En el cuento, un domador introduce la cabeza en las fauces de un león entrenado para apretar, apenas, el cuello del valiente hombre.   Luego, el público empieza a pedir mayor riesgo y el león es incitado a apretar más y más.  En su última función, el León mata al domador ante la algarabía general.

El cuento sitúa la violencia y el morbo del lado de un público demandante de tales productos.   Pero en el mundo real, hay mucho más que eso.

Situar la discusión sobre la suposición de un publico de naturaleza morbosa es caer en la trampa simplista que nos lleva a ignorar que hombres como Walt Disney, Orson Wells o Steve Spielberg realizaron verdaderos hitos de la historia del medio sin apelar en un solo momento al sadismo compulsivo.   Ciertamente, sus producciones han facturado millones de dólares explotando valores como la curiosidad, la creatividad, y la reflexión.

Actualmente, resulta innegable que la pantalla chica esta inundada de contenidos obscenos y de mal gusto.  Pero, ¿Por qué la gente los consume?; ¿Por qué no los rechaza?.   Simplemente porque la TV, con todas sus posibilidades, no ha logrado nunca, ni se lo ha propuesto, superar las ataduras del mercado reflejado en los números del rating. La lógica del mundo de los negocios dice que primero hay que crear la necesidad y luego explotarla; acto seguido, los productores, devenidos en hábiles mercaderes, han sabido generar morbosidad en el televidente y complementarla con artilugios propios del marketing.  La falta de respeto seguida del guiño cómplice, lo grotesco acompañado de sonoras carcajadas; la exposición de lo inmoral dentro del análisis racional que nos exime de culpas y nos coloca mas allá del suceso; constituyen meras formas de educar al espectador, practicas usuales que han generado un modo particular de ver al medio.  La receta se repite hasta el hartazgo.  Se crea la costumbre y a la larga, la necesidad.

En el otro extremo vemos programas educativos y producciones serias que navegan contra corriente para sostenerse en el aire debido a sus bajos niveles de audiencia.  La TV misma nos ha educado para entender que ver programas educativos es aburrido y, desde luego, el aburrimiento y la TV no pueden ir de la mano.  Claras excepciones son el ciclo “Algo habrán hecho” de Mario Pergolini y Felipe Pignia o las exitosas series ficcionales que la televisión argentina ha producido a lo largo de su historia.   Desde luego, el futbol y algunos programas de noticias han construido grandes audiencias haciendo hincapié en otras temáticas.

La proliferación de programas de TV basura es responsabilidad de los productores que los crean; y lo es desde su decisión temática.  Pretender que el espectador modifique la programación, sería como pretender que los pacientes modifiquen los protocolos de la medicina.  Desde luego pueden exigirlo, pero no está especialmente en su ámbito de acción el poder hacerlo.

Es necesario un cambio de conciencia acerca de lo que la televisión significa en el seno de la producción.  Aquellas personas vinculadas al medio deberían advertir que cuando el león ha cerrado demasiado las fauces, es mejor apelar a la imaginación y a la inteligencia de abordar otras temáticas que perder la cabeza en pos de un poco de rating.

 

Anuncios

Acerca de Hernán

Cansado de recomendar peliculas en la fila del Pago Facíl; Ahora, recomiendo mi blog. Me gusta encontrar el lado escondido del signo; las aceitunas de la pizza y las milanesas. Jamás saldria con paraguas, por mucho que esté lloviendo ni me sacaría una foto con famosos. Seguime, chango.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s